miércoles, 16 de junio de 2010

MALA COMUNICACION

En cierta ocasión, ya retirado Juan Belmonte, fue a ver una novillada sin picadores en que los principiantes no podían con las malas condiciones del ganado. Sobre todo uno de los novillos que salio, como dicen los taurinos pidiendo el carné.

El novillero no podía con el novillo, el Pasmo de Triana veía la incapacidad del matador, cada vez que el novillero se acercaba a la res iba por los aires.
Juan Belmonte, desde el callejón, le susurraba al chaval "¡¡ENCOJATE¡¡" , "¡¡ENCOJATE¡¡", el novillero atendiendo las indicaciones del maestro se acercaba al novillo encogido, en cada cite era pillado por el burel y así hasta que el novillo fue a los corrales ante la impotencia del chaval.
Ya en el callejón, el novillero con el vestido destrozado y el cuerpo lleno de golpes fue llamado por el maestro.

¿Cómo no has hecho caso a mis indicaciones?

Maestro, yo me encogía, pero aun así, el toro hacia por mí

Pero si lo que tenias que hacer era "ENCOJARTE", hacerte el cojo e ir para la enfermería y dejar el toro que tenia guasa.